¿Qué tan difícil es ser madre, esposa y bombera?

Fuente: Cuerpo de Bomberos de Quito | 2017-05-08 | 02:55:52 PM
Lidia Simbaña, bombera quiteña
MDMQ
Lidia Simbaña, bombera quiteña
Paula Arbeleche, bombera argentina
MDMQ
Paula Arbeleche, bombera argentina
Miryam Martínez, bombera panameña
MDMQ
Miryam Martínez, bombera panameña
  • Currently 0/5 Stars.

Varias mujeres bomberas de diferentes países del Continente Americano se encuentran en estos días en Quito, con motivo del II Encuentro Continental de Bomberas. Muchas de ellas opinan que combinan muy bien el hecho de ser mujeres, madres y esposas, con su profesión bomberil.

Una de ellas es Paula Arbeleche,  bombera del Cuartel de Voluntarios de Concordia Entre Ríos de Argentina. Paula vive 35 años en ese país, ella nació en Quito y mantiene la doble nacionalidad Ecuatoriana – Argentina.

Comenta que este 8 de marzo último recibió del Ministerio Nacional de Argentina una distinción como servidora pública destacada, por ser una de las pioneras en el manejo de escaleras de incendios para rescate en altura y conducción de autobombas.

Paula, quien durante sus dos primeros años de vida vivió en Quito, se siente feliz de estar en estos días en su tierra natal. “Mi corazoncito está muy emocionado ahora y mucho más por lo bien que nos han recibido aquí”, señala Paula. 

Como bombera se siente satisfecha de poder hacer en el ejercicio de su profesión las mismas tareas que los hombres, con la misma exigencia y respetando las limitaciones que pueda tener cualquier persona del cuerpo activo, sea hombre o mujer, sin distinción de género
Respecto a las expectativas de este II Congreso Continental de Bomberas está segura que es un “pantallazo” a la realidad de las mujeres y descubrir más métodos para su inclusión a los cuerpos activos de la República Argentina.

Asimismo participan activamente en este Congreso las Bomberas del Distrito Metropolitano de Quito. En su representación, Lidia Simbaña, sargento del Cuerpo de Bomberos del DMDQ, cree que ser mujer y desempeñarse como bombera, es dar gracias a la vida. 

“Somos sin lugar a dudas mujeres valientes porque esta profesión es muy dura ya que cada día se nos presentan nuevos retos. Personalmente tengo 16 años de ejercicio bomberil y ventajosamente todo ha salido con éxito”, dice orgullosa.

Lidia, quien hace poco contrajo matrimonio y está esperando un niño, ha cumplido varias misiones pero la que le marcó la vida fue el último terremoto de Pedernales. “Fue como una película de terror, aún no asimilo todavía todo lo que vi y sentí. Lo que más me conmovió fueron los niños que se quedaban sin sus padres. Ahí estuve 8 días trabajando hombro a hombro junto a colegas nacionales e internacionales”.

Miriam Marisol Martínez tiene 24 años de ser bombera y representa a la Compañía N° 3 de Bomberos de Panamá, junto con varias compañeras también llegaron a este Congreso. “Ser bombera yo diría que no es difícil, más bien es un gran reto ya que tenemos que mantener un nivel a la par de los hombres. En nuestro país eso se nos exige y eso lo cumplimos”.

Miriam sostiene que en su vida equilibra el hecho de ser bombera, madre y esposa, luego de haber pasado por un primer divorcio. “Mi esposo creía que el trabajo me absorbía porque de pronto a media noche o a cualquier hora debía atender el llamado para asistir a las  emergencias. No me comprendió y se alejó de mi”, dice esta bombera quien ha sofocado innumerables incendios estructurales.

 


Volver al inicio

Comentarios