Experiencias de vivienda social se analizan en el Encuentro Latinoamericano de Construcción Hábitat y Vivienda

Fuente: E P Metropolitana de Hábitat y Vivienda | 2011-10-27 | 05:31:41 PM
Delegados internacionales que participan en el encuentro
MDMQ
Delegados internacionales que participan en el encuentro
Mesa Directiva
MDMQ
Mesa Directiva
Alcalde Barrera inaugura el encuentro
MDMQ
Alcalde Barrera inaugura el encuentro
  • Currently 0/5 Stars.

Delegaciones de Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, Venezuela y Ecuador comparten experiencias en torno a la construcción de vivienda de interés social y autogestión. El evento se desarrolla en el Centro de Convenciones Eugenio Espejo hasta el 28 de octubre.

El acalde Augusto Barrera en la inauguración indicó que” la vivienda  de interés social no es una mercancía porque detrás están organizaciones sociales que compiten con el capital de las grandes inmobiliarias. Es un nuevo concepto de ciudad pensada en propiedad colectiva y no individual”.

“Además se deben construir políticas para evitar la especulación de la tierra, la expansión de la periferia de la ciudad carente de servicios básicos y aprovechar los terrenos pertenecientes a entidades estatales o sector privado para utilizarlos en beneficio de proyectos de vivienda social”, finalizó el alcalde Barrera.

Betsabé Vega, presidenta de las Cooperativas Solidaridad, explicó que la autogestión en la vivienda  es una propuesta diferente de organización social no solo pensada en la vivienda como tal, si no en  valores de solidaridad, participación y un hábitat digno.

Luisa Maldonado, presidenta de la Comisión de  Propiedad y Espacio Público del Concejo, indicó que la construcción de vivienda en el país se ha hecho como mercancía y demagogia popular. Ahora lo que se busca es que las familias que construyen vivienda social se organicen en el mejoramiento de su entorno, quebradas, manejo de desechos sólidos, educación, salud y otros aspectos que optimizan la calidad de vida de las personas.

“Es necesario desarrollar más ordenanzas y leyes, crear un banco de tierras, utilización de edificios improductivos, optimización de los créditos colectivos, impuestos, incentivos y subsidios. Esto ayudará  superar el déficit anual de 100 000 viviendas”, reiteró Maldonado.

Nestor Jeifetz, titular de la Secretaría Latinoamericana de Vivienda Popular (SELVIP) explicó que esta organización surge hace 20 años de los movimientos obreros argentinos. La mayor parte de organizaciones que interviene en la vivienda social son mujeres. De cada diez personas que solicitan una vivienda, siete son mujeres.

“La autogestión implica la recuperación de las organizaciones y luchas sociales, la reestructuración de las empresas estatales, el fortalecimiento de los gobiernos locales y la creación de políticas en beneficio de la vivienda popular. De estos proceso la minga y el trabajo solidario se mantiene como una nueva visión de  sociedad”, manifestó Jeifetz.

Propuestas
Uruguay
Pablo García, de la Federación Uruguaya de Comités de Vivienda de Ayuda Mutua, informó que la ejecución de vivienda social en ese país se  realiza hace 40 años atrás. La prioridad ha sido la propiedad colectiva, llegar acuerdos con el estado y políticas públicas que posibilitaron que el 2% de la población uruguaya tenga vivienda a través de cooperativas, 15 000 familias tengan vivienda propia a través de este mecanismo, 1 000 cooperativas en construcción y 5 000 familias esperando créditos.
Chile
Susana Aravena, de la Red Hábitat y vivienda popular de Chile, explicó que las políticas de vivienda social en ese país fracasaron porque no se dimensionaron las condiciones en las cuales las familias habitarían dichas viviendas. No tenían servicios básicos de calidad, eran espacios estrechos de 25 y 42 metros cuadrados para familias de ocho miembros.

“Por eso ahora la red está recuperando inmuebles del Centro Histórico de Santiago para vivienda social, participa en la creación de nuevas políticas estatales. Además se revierte el hecho de una vivienda de 20 000 dólares el 30 y 40% del costo de la misma se lleva la banca privada y las personas endeudadas pierden la vivienda. Los subsidios deben tener reglas claras de juego”, finalizó Aravena.
Argentina
Homero Ramírez de la Federación de Cooperativas Autogestionarias de Argentina, informó que la organización lleva 20 años en la pelea por conseguir edificios y tierra en beneficio de la vivienda social.

En Buenos Aires existe la ley 341 que permite la construcción de 600 viviendas en la parte central de la ciudad. Esto permite financiar el suelo, costos constructivos, mano de obra y equipo técnico ,y se espera replicar en otras provincias como Patagonia y Santa Fé.

“La lógica de relocalización de familias se da en todas las ciudades latinoamericanas y es necesario que los créditos para vivienda social sean colectivos y que la vivienda vaya a la par con el entorno, medioambiente, recuperación de quebradas, experiencia que ya se lleva adelante en la ciudad de Quito”, finalizó Ramírez.
Volver al inicio

Comentarios